domingo, 13 de noviembre de 2011

Comida tradicional Yaracuyana de ayer, hoy y siempre


Tierra húmeda en donde el más friolento se vuelve caliente, de costumbres sencillas e ingeniosas, con un pintoresco dialecto usado en la vida diaria e implementación de los más tradicionales juegos populares, de esa forma se presenta Yaracuy, de suelo pujante, proveedor de las más ricas y dulces frutas, verduras óptimas y la mejor caña de azúcar de la región.

La capital del estado, lleva por nombre San Felipe, que en otrora luego del terremoto de 1812, por su garra al no dejarse morir tras el devastador desastre natural, recibió por nombre San Felipe El Fuerte.

Desde su fundación, se conoce que las principales actividades económicas desarrolladas por los pobladores de estos dulces y húmedos valles, correspondían al cultivo de cacao, siembra de tabaco, conuqueros de maíz y frutos menores, así como trapiches de caña de azúcar y artesanos; refleja que en el presente siglo se han arraigado en el espacio geográfico los ya existentes y nuevos cultivos intensivos como lo son el maíz, el café, el banano y la caña de azúcar, así como la producción de frutas y legumbres destinadas al consumo local.

Yaracuy es un estado que se muestra tímido en cuanto a su desarrollo industrial y se ruboriza siendo el primero y uno de los más importantes productores de la palma africana, caña de azúcar y maíz. Sin olvidar la ganadería y lo que ésta deriva, ya que se ha convertido en la esmeralda del anillo, siendo este rubro uno de los más significativos en la región económicamente hablando, formando parte imprescindible de la gastronomía criolla yaracuyana.

Uno de los más tradicionales platos venezolanos para la época decembrina, la hallaca, según fuentes orales yaracuyanas, destacan que en esta ciudad se le incluye un ingrediente autóctono que son los quinchonchos, y esto debido a que estas tierras son ricas productoras tanto de cereales como de leguminosas. Igualmente se hace referencia a otra comida típica, que son las cachapas donde su principal ingrediente es el grano del maíz. En el mismo rango de los cereales, se consume regularmente el pastel de jojoto, así como la sopa de arroz. También es muy típica la dulcería a base de esos principales rubros, como lo es el pan de horno, la mazamorra, el majarete y el gofio. Dichos platillos son elaborados y consumidos desde épocas antiguas y su principal actor es el grano del maíz.

El plátano es un ingrediente fundamental en la cotidiana cocina sanfelipeña y yaracuyana, dejando de su sabroso dulzor un pastel de tajada, el churruchuchú, receta elaborada a base de plátano maduro en almíbar con especies dulces y queso blanco rayado, el pavito y los tradicionales cambures pasados. Eso sin dejar a un lado el plato típico del país que es el pabellón, que quizá en San Felipe se consumé mucho más en los hogares, acompañado de pasta, que sustituye al tradicional arroz.

Los bollos pelones, según fuentes bibliográficas e incluso audiovisual, se apoderan del número uno en la lista de la comida típica sanfelipeña, aunque muchos de sus pobladores no estén de acuerdo con ese nombramiento y sí apoyan la cachapa, la torta de pan viejo y la tradicional sopa de arepitas.

Es importante destacar toda la producción agrícola del estado y sobre todo de San Felipe, ya que por medio de ella se puede saber de dónde se originan, el porqué y si aún tienen vigencia sus platos típicos ente sus pobladores.

Sin duda hay una amplia variedad en cuanto a la comida típica y tradicional de San Felipe existente en épocas pasadas, y siendo así llama mucho la atención que no sean platillos arraigados y conocidos entre sus moradores en la actualidad, que cada cual reconozcan a algunos de estos ingredientes de forma aislada y no como representante de la cultura culinaria del estado y su capital, será que no hay sentido de pertenencia en cuanto a ese tema y que los yaracuyanos han adoptado platillos de otras localidades como suyos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada